Kubrick y la perfección científica: Dr Strangelove (¿Teléfono Rojo? volamos hacia Moscú)

Ojo, que hay spoilers.

Cuando se habla del cine de Stanley Kubrick es muy común citar las escenas espaciales de 2001 Una odisea del espacio como referencia de la búsqueda de la verosimilitud y de la corrección científica. En ellas se hace patente el silencio del espacio y el como a pesar de que uno de los viajeros de la Discovery 1 se queda sin oxígeno, puede sobrevivir unos segundos y volver a la nave, donde tras tomar varias fuertes bocanadas de aire, prosigue la acción.

Pero no es éste el único ejemplo de la búsqueda de esa verdad. Uno anterior, mucho más sutil hacia el público, pero mucho más realista y complejo se encuentra en Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb, conocida en España como ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú . En un momento, el General Turgidson, intepretado por George Scott explica al presidente de los EE. UU. (Peter Sellers) lo que ocurre con los diferentes aviones que se dirigen a destruir objetivos en territorio soviético. A los B52 les llega una comunicación radio que luego ha de ser descifrada mediante un libro de claves (Ojo a las fechas, etc)

En concreto, les lelga el código FGD 135, qeu implica comenzar el plan de ataque de escuadrón R. Como parte del plan, los diferentes bombarderos B-52 sintonizan sus receptores radio con un código y discriminan por él.

En concreto, se puede ver:

Un interruptor por giro con llave situado en posición “CRM 114 discrimination”, 3 letras que forman el prefijo de discriminación manual (OPE en este caso concreto) y el interruptor para aceptar el prefijo manual justo debajo.

¿Realmente es posible ésto? Ésto que para un ingeniero de 2011 parece algo bastante sencillo, no era tanto así en los años 50 ó 60. Pero se hacía. Aunque fuese a relés, condensadores y válvulas.

Pero no está ahí la grandeza. La grandeza aparece unos segundos más adelante. El Gen. Turgidson explica que es imposible hacer volver a todos los aviones, pues son mcuhas combinaciones y se tarda mucho en hacerlas y enviar el mensaje.

El ávido lector que revise la fotografía anterior podrá ver que al lado de OPE hay un hueco en que caben 3 números. Ofú ¿tan difícil y largo es? Pues sí. Suponiendo un alfabeto de 26 posibles letras (con Q pese su parecido a la O) estamos hablando unos 17000 posibles prefijos más luego los 3 posibles números. En total, salen, siendo generosos más de 15 millones de posibles códigos. ¡¡Y hay que dar con el código concreto que diga que vuelvan!! suponiendo que se sabe el código concreto pero no el prefijo, estamos hablando de 17576 posibles prefijos.

Ya, pero mi ADSL va a 6 ó 50 megas y eso lo transmite en 1 segundo o menos. Claro, pequeño saltamontes, pero sigue dando cera y puliendo cera, que esto no es una ADSL. Esto son comunicaciones a gran escala. A mucha distancia. Esto es lento, porque estamos hablando del rango de ULF. Estamos hablando de poder transmitir, con suerte, 10 ó 15 bytes por segundo. Estamos hablando de enormes antenas enterradas en el desierto de Nevada o Nuevo Mexico que con la décima parte de la potencia de tu microondas es capaz de enviar una señal alrededor del mundo.

Pues esta belleza fue capaz de resumirla Kubrick con…

Gen Turg.: It’s going to take us about two days and a half to transmit them all.
President: How soon did you say out planes will penetrate russian radar cover?
Gen Turg: 18 minutes, sir.

Y no vuelven al presidente porque es un claro facepalm.

0 Responses to “Kubrick y la perfección científica: Dr Strangelove (¿Teléfono Rojo? volamos hacia Moscú)”


  • No Comments

Leave a Reply