Monthly Archive for agosto, 2008

En la feria de Málaga

No es la feria de Málaga un evento qeu me haga tilín. No soy de Málaga. No vivo en Málaga ciudad, aunque sí cerca. No soy andaluz y aunque mi familia sí lo es, es de una parte “poco andaluza” como es la que pega a Murcia y Albacete y se está más influenciado por Levante y la Mancha que por Andalucía. No pasa nada, no todos somos de donde pacemos.

Pero suelo ir. Hay sitios donde puedo estar bebiendo algo barato, hablando con amigos, escuchando música que me gusta etc. Es el caso de las pocas casetas dónde he estado este año las dos noches que he ido, el Rincón Cubano (en el conjunto de casetas de Izquierda Unida) con música de los 80, pop-rock sobre todo, la caseta de El Militante, la caseta del Sindicato de Estudiantes (la cantera de El Militante). Casetas totalmente neutras en temas políticos como el lector se habrá dado cuenta.

Me centraré en las dos últimas casetas. Son las más baratas de la feria de Málaga: Litros de tinto de verano o kalimotxo a 3 €, litros de mojito a 6€, refrescos a un sólo euro, cubalitros a 5€. Baratito para lo qeu se estila por la feria de noche. Por eso mismo entra mucha gente a ellas a comprar y nada más. Están los 10 minutos de rigor que se tarda en comprar y que te sirvan y se van.

Muchos son lo que yo llamo “desubicados”. Gente qeu entra a comprar y/o se quedan un pequeño rato, pero qeu ese no es su ambiente. Gente qeu entra con una camiseta de Croacia en la caseta de IU (el tablero de ajedrez blanco y rojo del escudo y camisetas croatas hace referencia a la Ustacha, los nazis croatas de la segunda guerra mundial). Adolescentes y veinteañeros con indumentaria pija (y más de uno conocido que sé que su ideología política es contraria a lo qeu se estila por esas casetas) en la del Sindicato de Estudiantes o El Militante.

Y ahí es donde ocurren las anécdotas y cosas curiosas como la que pasó la noche del ¿lunes al martes? pasado*. Caseta El Militante. Aproximadamente las 2 de la mañana. Segundo litro de kalimotxo en mano hablando con un amigo, su novia y otro chaval. En una esquina un grupo de heavy-góticos-con-pintas (desde el respeto), en otra unos hippies quasiperroflautas (desde el respeto), en la barra un barbudo hombre mayor con una Lomo y una cámara de fotos de la India. Suena una canción que me suena, Mierda de Ciudad. No es la primera vez qeu la escucho en Málaga en un lugar público (la primera vez fue en el nuevo Zeppelin), pues a pesar de ser de Kortatu no tiene carga política en su letra. Los quasiperrofalutas la bailan. Los jebis pegan zapatazos. En mitad de la caseta se forma un pogo. Los desubicados miran sin saber que pasa.

Acaba la canción y suena otra. No me lo puedo de creer ¡¡es el Sarri, Sarri!!. Me creía en las txoznas de Gernika o en pleno Aste Nagusia. Y ahí se forma lo más grande qeu jamás he visto. Dada su melodía “fiestero-ochentera”, los desubicados se ponen a bailarla. Sí, sí. Unos 30 o 40 pijos y pijas, se ponen a bailar una canción esgrimida por la AVT como proetarra para censurar diversas actuaciones de diversos músicos en el pasado. Estaba en estado de shock. Me sé la letra. Miré alrededor. Pegué un trago largo de kali fresquito. Me puse a berrearla y a entablar una conversación con la mirada con una camarera. Ella tampoco se podía creer lo que estaba viendo.

¡¡Ay si sus padres supieran dónde se meten y qué hacen sus hijos!! ¡¡Ay si ellos mismos supieran dentro de unos años lo que estaban haciendo!!

Luego más tarde sonó Síndrome del Norte, pero aquí la caseta estaba ya bastante más vacía.

* Como se puede comprobar, han pasado unos días desde entonces. Éste es un post programado ya que estoy de vacaciones en el pueblo éstos días.