El Laboratorio y la ITV

El martes fue mi primera mañana de instructor de laboratorio. Entraba a las 9, así qeu decidí levantarme tempranito para poder estar allí a mi hora, no fuese a llegar tarde el primer día. Pero como estarás pensando, sí, llegué tarde. Acabé saliendo con el tiempo justo, me pilló atasco y cuando llevaba casi 10 minutos de trayecto me dí cuenta que se me había olvidado la tarjeta identificativa. Nada, a volver a casa coger la tarjeta y volver al atasco. Al final llegué 15 minutos tarde a abrir el laboratorio. Tenía las referencias de quien había hecho el turno la mañana del lunes, qeu me dijo que no había entrado nadie en las 5 horas qeu allí estuvo. Pero, antes de llegar al mío, tenía qeu pasar por delante de otro de los 3 laboratorios qeu abrimos los alumnos y lo veo lleno a rebosar. Mierda. Ya me van a echar la bronca por no tenerlo abierto a su hora y que la gente se tenga qeu apiñar en el otro.

Abro esperando un desembarco masivo qeu no ocurrió. La gente siguió en el otro laboratorio, y cuando miré por la puerta, el tercer laboratorio estaba más desolado todavía, el instructor se había ido a tomar un café y cuando hablé con él me afirmó qeu nadie había entrado en todo el día. En el mío si hubo gente. 3 chicas vinieron a hacer algo, me pidieron un cd qeu tras buscar un rato fui capaz de encontrar (o si no era, al menos no se qeujaron). Aparte de esas chicas no entró nadie más allí con intención de hacer uso del laboratorio (entró Pablo, amigo desde el instituto que además fue quien hizo el turno del lunes y qeu aquella mañana estaba intentando hcer gestionen para que le convaliden quinto por un master en Bélgica que quiere hacer).

Según me cuentan gente qeu ha estado otros años en ese laboratorio, los derroteros son los mismos qeu los de DeVerde cuando le tocó: Va venir el tato y poco más.

Y esta mañana la ITV. Era la primera qeu se la pasaba a un coche, así qeu he ido con mi padre, para qeu no me equivocara de puerta y en vez de la ITV entrara al Scandalo. Es graciosa la imagen de ver como el mayor y más conocido puticlub para gente de clase media y baja de Málaga (no dudo qeu habrá sitios de mucho más glamour, standing y riqueza, sobre todo en la Costa del Sol) está al lado de la ITV. Tienen hasta portero de día. Bueno, la ITV. Todo va bien hasta la última parte. Los frenos. Resulta qeu están desviados y los frenos traseros de la parte derecha (tanto el normal como de mano) apenas frenan comparados con los de la izquierda. Resultado, Inspección Negativa. Sólo puedes mover el coche para ir al taller. Una jodienda, porque encima tienes qeu pagar antes de hacer la ITV, y no después.

En eso qeu cuadno estoy llegando a casa, en una recta-explanda qeu hay, digo, voy a comprobar si están tan mal, acelero y pego un tirón del freno de mano. Según ellos los frenos de la derecha apenas frenan. Mi coche ha dejado clavada la rueda trasera derecha y ha girado sobre ella. Llamo al taller y me confirman qeu están recibiendo multitud de coches echados atrás por ese motivo que con las máquinas del taller (concesionario oficial) no es tanto. No creo en las conspiraciones, pero qeu puta casualidad ¿no?.

1 Response to “El Laboratorio y la ITV”


  • Cagontó, paqeute. Tres chicas. Serás la envidia de los monitores. Yo me leí “Vivir para contarla” de García Márquez en mis tardes de laboratorio.

    No había ni espectros y, encima, era invierno. Había tardes en las que la cafeína me hacía imaginar mundos fantásticos llenos de panceta y hormigón, mis dos pasiones.

    En cuatro meses yo le he pasado la ITV a tres coches y he ido con un amigo a que pasara el suyo. En Febrero fui con mi antiguo coche, un Citroën Saxo (Cuánto te echo de menos, qué buenos ratos). Poco después se la pasé al que tengo ahora, un Seat Toledo, y es bastante curioso comprobar cómo los mismos operarios que el mes anterior te llamaban de tú, te dicen de usted cuando llevas un coche grande. En fin.

    Pero lo mejor fue el tercer coche. El fabuloso, inigualable, maravilloso SEAT 127 de mi abuelo. Impecable e impoluto es el coche más adorado por mí sobre la faz de la tierra. No lo puedo evitar, me encanta. Una vieja gloria que hace las delicias de todos a su paso. Pasó con algún problemilla. La edad…

    Están haciendo bastante remodelaciones en el Scandalo. Yo he estado un par de veces, una de ellas con 18 años. Me acosté con una brasileña muy linda que tenía brillantina en los labios.

    Me invitó un amigo en la boda de su hermano. Los dos nos escaqueamos y acabamos allí. Por aquel entonces había una escalera que daba de las habitaciones directamente a la calle y después de haberse descargado se hacía bastante raro aparecer en medio del polígono a esperar que terminara el colega 😀

    Cuando llegué a casa y me estaba quitando la ropa mi viejo se levantó. Me miró de arriba a abajo y me dijo “Dónde habrás estado tú”. No me di cuenta de que llevaba brillantina por todo el cuerpo.

Leave a Reply