Mis Inquietudes (¿y? III)

02/09/05 1:07 GMT+2 36º 39′ N 4º 33′ W

Retomando lo de ayer.

Siempre he tenido la extraña manía de hacer algo diferente en épocas de examenes. Desde leer novelas y/o ensayos, engancharme a una nueva serie de TV, apuntarme a un torneo de 3×3 de basket o incluso pasar un fin de semana a casi 100 km de casa en un torneo de balonmano cuando el lunes tenía dos exámenes finales del instituto (qeu aprobé con holgura, todo sea dicho), o montarme este blog.

Y así fue como conocí de verdad a John Ronald Reuel Tolkien. Era Junio de 2000, por entonces faltaba año y medio para que estrenara “La Compañía del Anillo” y como internet no estaba muy extendido pues tampoco me había enterado de que existiera la historia. Se acercaban los exámenes de final de Secundaria (qeu mal queda decir 4º de E.S.O., vaya ya lo he escrito) y un compañero llamado Alfonso me dejó El Hobbit. No era la primera vez qeu me acercaba a Tolkien, ya que en el verano anterior una vez acabados los libros de Pérez Reverte y John Grisham en la Biblioteca Municipal, la amable bibliotecaria me recomendó que sacara (el que entonces me pareció infumable) Silmarillion. Sin embargo, como digo, no fue hasta que Alfonso me lo dejó que conocí de verdad a Tolkien. Todo sea dicho, la historia no me enganchó desde el principio, me ahcía un lío con los 13 enanos y no apreciaba la diferencia entre un enano y un hobbit. Pero al poco caí cautivo ¿para qué meter la historia del anillo en ese libro? ¿Acaso tendría relación con el resto de libros del autor? ¿Hacía donde conducía? ¿Qué era Gollum?. Todas esas preguntas me surgieron mientras leía el libro y no obtuve respuestas cuando lo acabé.

Se lo devolví a Alfonso el día que entregaban las notas y le pregunté sobre si había una continuación. En ese momento la estaba leyendo él, ya qeu Javi, el profesor de música (licénciate en químicas en la Complutense para acabar dando clases de música en un instituto) se lo había prestado. Javi lleva dando clases en el instituto desde qeu lo inauguraron, allá por el 89 ó 90. Aparte de la música clásica le encantaba el heavy y el rock y por ello se llevaba bien con los alumnos, dejaba e intercambiaba música (cd’s, cassettes y al principio vinilos), libros y hasta posters y paños de grupos de música. Antes de casarse con otra profesora, salía junto a su hermano con alumnos del último curso y con algunos qeu acaban de terminar. Incluso en verano quedabamos con él para que nos diera algún cd. Así fue como ese mismo verano en el qeu Alfonso leía El Señor de los Anillos, fui a casa de Javi (es casi vecino mío, apenas 300 metros de distancia) junto a otro compañero de clase llamado Gaël (sí, Valdis, nació en Francia, aunqeu de padres emigrantes). Allí le devolvi un par de cd’s de música clásica y me llevé algo que no tenía pensado: Led Zeppelin (el cuarto), The River de Bruce Springsteen y Made in Japan de Deep Purple. *

Bueno, pasó el verano, seguí conociendo discos de rock duro y metal (Black Sabbath, Manowar, Iron Maiden …) incluso Kraftwerk. Llegó el siguiente curso y cuando se acercaba el fin de año, le pedí a Javi el Libro. Sí, el mazacote de más de 1000 páginas a tamaño casi-folio con las ilustraciones de Alan Lee. Él se iba a Madrid a pasar la Navidad, así que me lo dejó y me lo llevé para Huéscar. Ahí fue, cuando me disponía a hacer la maleta, cuando mi vida tomó el sentido que ahora mismo llevo. A Huéscar íbamos a trabajar en el campo durante el día (cogiendo aceituna) y por la noche descansar para volver a ir el día siguiente, excepto las típicas noches/días de cena y/o comida familiar. No cabía más en la maleta, así qeu decidí no meter nada de música, sólo el cassette llevara ya dentro. Podría haber sido Manowar, Helloween, la BSO de La Amenaza Fantasma, pero no. Fue el cuarto de Led Zeppelin. Por las noches, en la cama, arropado con varias mantas, leía el libro mientras escuchaba los Zeppelin. Era un invierno frío, fuera había unos diez bajo cero (Valdis puede atestiguar el frío qeu puede llegar a hacer en Huéscar), lo cual no era bueno, pues la aceituna se congela y es más difícil de tirar. Yo no le hacía caso y seguía leyendo.

Y en esas que mientras devoraba el libro, llegó el clímax (DeVerde, clímax mental). No podía ser. Acababa de descubrir lo más increible qeu me había pasado con un libro. ¡¡Stairway to heaven reflejaba perfectamente el libro!! ¡¡Tenía qeu estar inspirada en él!! o había duda. Eran los mismo. Largos los dos, comienzos dubitativos, la soledad a mitad (acústico de la canción vs travesias diferentes tras la ruptura de la compañía), la entrada a Mordor, los sentimeintos etc:

There’s a lady who’s sure all that glitters is gold
And she’s buying a stairway to heaven
And when she gets there she knows if the stores are closed
With a word she can get what she came for

Woe oh oh oh oh oh
And she’s buying a stairway to heaven

There’s a sign on the wall but she wants to be sure
And you know sometimes words have two meanings
In the tree by the brook there’s a songbird who sings
Sometimes all of our thoughts are misgiven

Woe oh oh oh oh oh
And she’s buying a stairway to heaven

There’s a feeling I get when I look to the west
And my spirit is crying for leaving
In my thoughts I have seen rings of smoke through the trees
And the voices of those who stand looking

Woe oh oh oh oh oh
And she’s buying a stairway to heaven

And it’s whispered that soon, if we all call the tune
Then the piper will lead us to reason
And a new day will dawn for those who stand long
And the forest will echo with laughter

And it makes me wonder

If there’s a bustle in your hedgerow
Don’t be alarmed now
It’s just a spring clean for the May Queen

Yes there are two paths you can go by
but in the long run
There’s still time to change the road you’re on

Your head is humming and it won’t go because you don’t know
The piper’s calling you to join him
Dear lady can’t you hear the wind blow and did you know
Your stairway lies on the whispering wind

And as we wind on down the road
Our shadows taller than our souls
There walks a lady we all know
Who shines white light and wants to show
How everything still turns to gold
And if you listen very hard
The tune will come to you at last
When all are one and one is all
To be a rock and not to roll
Woe oh oh oh oh oh
And she’s buying a stairway to heaven

There’s a lady who’s sure all that glitters is gold
And she’s buying a stairway to heaven
And when she gets there she knows if the stores are closed
With a word she can get what she came for

And she’s buying a stairway to heaven, uh uh uh.

(He coloreado lo qeu une a las dos)

Aquello me dio más moral y (casi) literalmente devoré el libro. No tardé en comprarme mis propios libros de Tolkien, en buscar más música de Led Zeppelin, leer más libros que en teoría eran del estilo (aunque la verdad, tan cutres que ni siquiera recuerdo los nombres, no, todavía no he leido Beowolf). Descubrí Los Cuentos Perdidos de Númenos y la Tierra Media, Los Cuentos Incoclusos, (casi) cerrando la Historia de la Tierra Media. Volví a leer el Silmarillion y el resto otra vez. Y todo sea dicho, me cansé. Y decidí que en el verano siguiente no los leería. Allí comenzó otra vertiente: El misterio. Pero no el misterio que puede encontrarse en una novela policíaca o de terror. Sino el misterio filosófico-histórico-científico (algo ya me venía desde Pérez Reveter, todo sea dicho). Temas que si no los leyera uno en un libro o los escuchara en un programa de radio diría ¡Anda ya! ¿tú te crees que yo me voy a creer esa estupidez?. Así leí El 8 de Katherine Neville, Los Pilares de la Tierra de Ken Follet… Y la radio, los programas de enigmas: Espacio en Blanco, La Rosa de los Vientos o Milenio 3 (alguno mejor qeu otro y algunas coas más creibles o no que otras).

Y llegó la Universidad y la conexión a internet. Seguí escuchando música, descubriendo gracias a la red nuevos grupos, nuevos cantantes, tanto de heavy como de música más tranquilita (me gusta escuchar Simon & Garfunkel), hasta descubrí que todas mis elucubraciones sobre la relación Led Zeppelin/Lord of the Rings eran casi cientas. El Cuarto tenía una canción dedicada especialmente a LOTR, pero no el Stairway to Heaven, sino la anterior, The Battle of Evermore, dedicada a la batalla de Pelennor (la de Minas Tirith, vamos pal qeu solo haya visto las películas). Aún así, hay algo de discrodia y hay quien realmente piensa (pensamos :P) quetodo el disco está dedicado al libro de Tolkien. Pero mientras aumentaba mi colección de música, dejé los libros que dejan volar tu imaginación por los libros que te llenan la cabeza de fórmulas, números y letras, por estarme 10 horas metido en un laboratorio entre cables, por pasar 50 horas a la semana fuera de casa sólo en la Universidad, a cambiar de gentes, de caras, de conocidos. Y todo sea dicho, a pasar de ser alguien normal en un pueblo normal con gente de toda clase a sentirme diferente, entre gente qeu no conocía, muchos de ellos de fuera de Málaga, qeu se conocian de la residencia donde estaban, otros, de colegios pijos que e conocían entre sí. Yo apenas conocía gente de mi año, pues de mi instituto sólo 4 entramos en la carrera, uno lo dejó y los otros dos estaban en otra clase. Sí conocía gente de cursos superiores con las qeu había compartido clases de inglés en una academía del pueblo, otros del equipo de basket, donde a pesar de ser de diferentes categorías todos nos conocemos. Pero claro, no eran de mi año. Poco a poco he ido conociendo más gente, aunqeu todo sea dicho, nadie de los que me junto regularmente proviene de un colegio privado ni van a clase en un Volkswagen Beetle o un mini como algunos/as van, ni vestidos con ropa de marca (si hay gente qe conozco así, pero como digo no son gente con la que comparto horas y horas).

Así, aprobando, suspendiendo, conociendo gente tanto física como virtual (en las quedadas del foro de unicajamania), manteniendo los amigos del pasado, han ido pasando los años (3 hasta ahora) y dejando cada vez más la literatura,pero esto sólo hasta los pasados exámenes de Febrero. Allí volví a mi antiguo hobbie. Me compré un libro que un profesor de matemáticas nos recomendó por si nos gustaban los ordenadores y la criptografía. Cryptonomicon, de Neal Stephenson. Otra trilogía, como ESDLA. Tres libros que devoré entre examen y examen, leyendo sobre criptogafía, espías de la IIª Guerra Mundial, el comienzo de la informática, las telecomunicaciones actuales, la mafia etc. Me encantó, y no sólo eso. Aprobé un examen (Redes de Telecomunicación) gracias a la novela, pues nos preguntaron sobre el GPS, y la Triangularización Huff-Duff, que era el método que utilizaban los aliados para determinar la posicion de barcos y submarinos alemanes en la Guerra del Atlántico, es la base del sistema de posicionamiento que utiliza el GPS. Básicamente es tener 3 ó más antenas (o satélites) que determinan la dirección y/o distancia en que está el objeto y basta con ver donde se cortan sobre el mapa (geometría euclidea elemental, por ello lo de al menos 3 antenas, aunqeu con 2 antenas es posible si se puede determinar que el barco está sólo en el Atlántico, por ejemplo) para determinar la posición (es el mismo razonamiento que se utiliza para determinar el epicentro de un terremoto). Bueno, pues en ese examen nos preguntaron (a grosso modo) sobre como montar un sistema que le indique al móvil la longitud y latitud en la que se encuentra y la hora que tiene. Bastó con recordarlo y aplicar algo de imaginación.

Y hasta aqui creo que llego por hoy y quizá por algunos días, ya que el lunes toca el primer examen y no creo qe escriba más hasta entonces

02/09/05 3:10 GMT+2 36º 39′ N 4º 33′ W

* PS: Alguna vez que he contado la relación que manteníamos con Javi, el profesor de música, hay quien ha pensado qeu era un “posible pederasta”. Esto no es así. Su acercamiento hacia los alumnos provenía porque era (es, supongo) bastante religioso y participaba en grupos y demás historias de esas. Incluso ayudó temporalmente a algún estudiante (al que apenas conocía) que se tuvo qeu ir de casa junto a su madre y sus hermanos por tema de maltratos (dandoles un techo durante unos días sin pedir nada a cambio).

2 Responses to “Mis Inquietudes (¿y? III)”


  • Muy interesante ese ladrillazo impenitente pero lleno de secretos y misterio, paqeute. Yo he leído el Criptonomicón y es una pasada. A mí también me gustó mucho el rollo Waterhouse del libro aunque le tomé un poco de antipatía a Randy. Sin embargo, el agüelo es un puto crack. Personaje encantador que va descubriendo un mundo de maldades a través de las matemáticas.

    Veo que tus inclinaciones científicas se decantan más por la física y las aplicaciones de ésta. Las mías, sin embargo, van por ramas más teóricas. Es mucha la fascinación que tengo por las matemáticas, sobre todo lo relacionado con taxonomías. En fin.

    Me ha parecido maravilloso el relato del descubrimiento de la unión de tus dos pasiones nuevas. Yo sería capaz de dar dinero por volver a leer por primera vez un libro que me haya gustado o por descubrir de nuevo una película que me fascinara.

    Y yo que creía que no tenías glamour 😀 😛

    Nos vemos, por lo menos en el bar de la facu.

  • Pues sí, doy fe de que en Huéscar hace un frío del Copón bendito. La gente es muy hospitalaria y cariñosa, y se empeñan en cebarte con choto; vino del lugar; una cosa llamada “relleno”; un agradable licor llamado mistela, y otros manjares varios que harían babear al pancetero, pero el frío que hace al salir a la calle es inhumano. Yo estuve a unos 10 bajo cero en febrero de este año, y había nieve en las calles, pero nos dijeron que una semana antes habían estado a 20 bajo cero :S

    Saludos.

    P.S. Es usted malo, mr. qeu, pues impide que los amables spammers de hipotecas, diabetes y demás le dejen simpáticos mensajes en su blog con lo del código de verificación xD

Leave a Reply